Granado

Para combatir las lombrices y la solitaria, se hierven en un litro de agua la raiz y la corteza del granado hasta que se consume y quede sólo la tercera parte del agua, se le da al enfermo en ayunas. Despues del té se toma un purgante y se sienta a la persona en una tina de agua tibia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario