Anís (Pimpinella anisum)

Descripción:
El anís es una planta herbácea anual que puede llegar a los 60-80 cm. de altura, si las condiciones del terreno lo permiten. Posee un tallo cilíndrico, erguido y ramificado en lo alto; las pequeñas flores blancas se agrupan en una umbela compuesta. Es una planta originaria de Oriente, traída por los árabes a España y demás países mediterráneos. En nuestra Península se cultiva a gran escala, siendo nuestro país uno de los primeros productores de fruto de anís. En menor cuantía, se cultiva también en Italia, Turquía y Bulgaria, así como en otros países del área mediterránea.

Administración:
.- Infusión. Con una cucharadita de fruto de anís en una taza de agua hirviendo. Esta infusión se debe tomar en caliente; si se quiere, se puede reforzar con un poquito de tintura de anís. .- Esencia de anís. De 1 a 4 gotas de la esencia, que pueden añadirse a un terrón de azúcar. Se puede repetir la dosis después de las 3 principales comidas. .- Tintura de anís. Se macera el fruto de anís en alcohol de 70º durante 10 días. Apurado el tiempo, se filtra y se conserva el líquido en frasco cuentagotas. La planta también sirve para preparar una de las bebidas más tradicionales de nuestro país, que es el licor de anís, así como aguardientes anisados y otros licores obtenidos por destilación o simplemente por maceración.

Floración:
El anís florece a partir de junio. Es una planta que necesita del clima mediterráneo: mucho sol, poca humedad y no demasiado frío. De la recolección lo que interesa son los frutos, que se recogen a gran escala y normalmente por procesos mecánicos, para posteriormente dejarlos secar y que terminen de madurar en pleno campo; seguidamente se sacuden y se someten a un secado más severo. Es importante conservar los frutos, ya secos, en recipientes herméticos, pues la humedad los puede estropear.

Usos Comunes:
Carminativo Diurético Galactógeno

No hay comentarios:

Publicar un comentario