Valeriana (Valeriana Officinalis)

Descripción:
La valeriana es una planta herbácea, vivaz, que muere en otoño y aparece en primavera. Tiene un tallo largo, gordo y completamente hueco del cual salen unas hojas enfrentadas entre sí, con los rabillos soldados a la base. Las flores son numerosas, en forma de ramilletes, y su fruto es seco. La raíz, que es la parte que nos interesa, es muy grande y cuando se seca despide un olor característico muy desagradable, que más bien recuerda al sudor de pies. Por eso no es una planta que se recomiende tomar directamente -aunque parece que los gatos no opinan lo mismo: el olor de la raíz desecada los atrae, incluso a distancia.

Administración:
Tradicionalmente, la valeriana se administraba en forma de tinturas de la planta fresca o seca, en infusión o directamente en polvo, pero actualmente lo más cómodo es administrarla en forma de cápsulas o comprimidos. Una ventaja de esta forma de dosificación es que se evita su olor nauseabundo. .- Tisana. Se prepara con la raíz fresca, machacando media onza y dejándola en agua un día. Se pueden tomar hasta 2 vasos diarios, previamente colada y endulzada. .- Vino de valeriana. 150 g. de la raíz, bien machacada y lavada, que se añaden a 1 litro de vino de Jerez. Se remueve a diario durante 15 días y después se filtra. Se pueden tomar 2 ó 3 copitas al día. .- Infusión. Mediante una maceración en frío, con dosis de 0,5 a 5 gr. de raíz. Eficaz contra los vómitos, la timpanitis y los parásitos intestinales. .- Extracto fluido. De 10 a 20 gotas, cuatro veces al día. .- Extracto seco (4:1). 0,3 a 1,9 gramos al día, teniendo en cuenta que un gramo del extracto equivale a 4 gramos de la planta seca. En el mercado, a través de las oficinas de farmacia, se puede encontrar esta planta en multitud de formas farmacéuticas.

Floración:
Florece aproximadamente entre junio y julio, según la zona geográfica. De la valeriana se utiliza en medicina la pequeña cepa que se forma en la base de la planta, junto con las raíces. Estas se han de colectar en verano, hacia agosto principalmente, o ya en otoño, aunque dependerá de las distintas zonas. Una vez recogidas, se lavan con agua y se sacuden enérgicamente, cuidando de no dañar su epidermis, ya que la esencia de valeriana se encuentra justo debajo. Una vez lavada, se deja escurrir, y queda así preparada para su uso farmacéutico.

Usos Comunes:
Sedante Anticonvulsivo Vermífugo

No hay comentarios:

Publicar un comentario